lunes, 20 de septiembre de 2010

El cine y la celebración del Bicentenario


Por Raúl H. Pérez Navarrete

En los últimos días tuve la oportunidad de ver un par de cintas mexicanas de excelente factura. La primera es El infierno, del director y guionista Luis Estrada (La ley de Herodes), y la otra Hidalgo. La historia jamás contada, de Antonio Serrano (Sexo, pudor y lágrimas).




Las dos películas poseen tonos distintos y formas diversas de acercarse a los festejos del Bicentenario; mientras que la obra de Estrada plantea que no hay nada qué celebrar, Serrano aborda la vida -poco conocida- del padre de la patria, Miguel Hidalgo y Costilla.

En El infierno, Damián Alcázar es Benny, un hombre que regresa a México luego de 20 años de trabajar en los Estados Unidos para rápidamente descubrir su lugar de origen invadido de violencia, corrupción y narcotráfico. El infierno es un filme desgarrador, oscuro y de una crudeza indescriptible; es, en otras palabras, la realidad de este país retratada en la gran pantalla.

Hidalgo. La historia jamás contada es una obra más amable aunque no por ello de menor calidad. Demián Bichir interpreta a Miguel Hidalgo en una historia que muestra al héroe patrio en una faceta más humana, distante al personaje que aparece en los libros de texto y series de televisión.

Si bien soy de lo que creen que no hay nada qué celebrar, debemos estar agradecido que estas festividades sirvieron de pretexto para el estreno de este par de obras cinematográficas.

3 comentarios:

lizard dijo...

Supongo que la historia de la independencia en latinoamérica no es muy diferente. Tampoco creo que haya mucho que celebrar, pero soy docente y como tal tengo que involucrarme en la temporada de alguna forma. ¿No te pasa igual?

Raúl H. Pérez dijo...

Pues no exactamente. La celebración fue un tanto rara: por un lado todo giraba en torno al Bicentenario pero la mismo tiempo no lo sentías; tal vez por el clima de violencia que se vive en el país.

En la escuela se llevó a cabo el homenaje a la bandera pero nada más, así que no me sentí involucrado. ¿Tú de qué manera te sientes obligado?

lizard dijo...

Tal vez no obligado, ya que la celebración a la patria involucra el fomento de valores en los niños. Sin embargo creo, en primer lugar, que hacer homenaje a nuestros próceres no es muy adecuado. En primera instancia fueron terratenientes cuyo objetivo principal era apoderarse de más tierras, lo cual lograron después de la independencia. En segundo lugar, al igual que en México, en El Salvador reina mucho la violencia y la paranoia. Al final la independencia resulta una palabra poco práctica.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...