miércoles, 7 de julio de 2010

El monumento a los Montejo


Por Raúl H. Pérez Navarrete



Mira a ese niño: tiene sangre india y cara española. Míralo bien: fíjate que habla maya y escribe castellano. En él viven las voces que se dicen y las palabras que se escriben. No es ni de la tierra ni del viento. En él, la razón y el sentimiento se trenzan. No es de abajo ni de arriba. Está donde debe estar.

Ermilo Abreu Gómez.



La colocación de un monumento dedicado a los conquistadores Francisco de Montejo, el adelantado, y Francisco de Montejo, el mozo en la ciudad de Mérida es un hecho sencillamente indignante. Los Montejo representan el asesinato de miles de indígenas, no son simplemente personajes que dejaron “su preciada herencia cultural de sangre, lengua y religión” como señala el historiador Juan Francisco Peón Ancona. Si se quisiera celebrar la herencia de los españoles, por principio de cuentas se debería tomar en consideración el elemento indígena. ¿Por qué no hacer una alegoría del mestizaje? ¿Una alegoría de aquello que resultó de la unión de la cultura indígena y la cultura europea?




El pasado 29 de junio, el padre Raúl Lugo escribió un artículo titulado La estatua y los pájaros en cuyas últimas líneas propone para el próximo 12 de octubre “hacer una manifestación en el inicio del Paseo de Montejo, para derribar la estatua que fue recientemente colocada para vergüenza de los que habitamos en estas tierras”. Blogueros como Ego y Genner de Jesús Llanes Ortiz y escritores como José Díaz Cervera igualmente abordaron el tema en sus respectivos espacios e incluso retomaron la propuesta del sacerdote: “En Mérida se develó una estatua de Francisco de Montejo. Por lo regular me siento avergonzado de ser meridano, pero hoy ese sentimiento es más poderoso que de costumbre. Convocatorias para derribar la estatua el próximo 12 de Octubre, han comenzado a circular por Internet. Ahí estaré con mi martillo” finaliza Ego su sarcástico artículo.

El ex alcalde César Bojórquez -cuyo último acto al frente de la ciudad fue la develación de dicha estatua- señaló que este homenaje “significa pagar una deuda a los meridanos y a quienes fueron fundadores de esta ciudad”. ¿Realmente era necesario el monumento de los Montejo en la principal avenida de la ciudad de Mérida que ya lleva el nombre de los conquistadores? ¿Un fraccionamiento, una escuela e incluso un trío musical no son suficiente homenaje? En contraste, que importantes avenidas lleven los nombres “Itzaes” y “Cupules” no es suficiente reconocimiento al pueblo maya.

El padre Lugo escribió que “de julio a octubre habrá mucho tiempo para que esta invitación circule por la red, crezca la convocatoria y para que personas y organizaciones interesadas planeen los detalles para mejor realizar esa acción reivindicatoria.” Tiene razón: en Facebook existe ya un grupo llamado “Los que no queremos una estatua de Francisco de Montejo en Mérida” y, como señalé anteriormente, el poeta José Díaz Cervera escribió al respecto al igual que blogueros como Ego y Genner de Jesús Llanes Ortiz, y organizaciones como Kuxa’ano’on AC también levantaron la voz. Sin embargo, esta propuesta también tiene detractores como el sitio noticiasmerida.org, que se ha encargado de criticar con endebles argumentos a quienes se oponen al homenaje impulsado por el Patronato prohistoria Prohispen. Creo que estas manifestaciones son sin duda el inicio de algo más grande.

Estoy convencido que la propuesta del padre Lugo no es viable pero sí estoy de acuerdo en que un homenaje a quienes destruyeron esta tierra es sencillamente un acto vergonzoso y falto de conciencia histórica. No se trata de una actitud anti hispanista sino de ver las cosas en su justa dimensión.


4 comentarios:

Pablo Cabañas dijo...

Está muy canija la situación en Mérida; ya me di un par de vueltas por el grupo del facebook y verdaderamente están muy ardientes los ánimos; además, ya existe otro grupo por los que apoyan a las mentadas estatuas.
Conforme pasen las semanas, veremos qué tanto ocurrirá en el ciberespacio sobre este tema tan espinoso...

Saludos.

Ego dijo...

He visitado el grupo de facebook de lo de la estatua y, para ver las dos caras de la moneda, también ahí se están diciendo muchas pendejadas. De verdad, los dos bandos están usando argumentos muy estúpidos.

Raúl H. Pérez dijo...

Pablo Cabañas: no conozco el grupo de Facebook que está a favor de la estatua, me gustaría saber qué argumentos tienen.

Ego: sí, así es, de pronto se escriben ahí un montón de tonterías. Ya veremos dónde termina esto.

Anónimo dijo...

Pablo, Ego y Raúl: la página se creó para comunicarnos entre los que queremos que las estatuas se retiren. Debido a que es espacio público han entrado diversos actores. No podemos evitar los insultos y las agresiones porque ahora la página ya no se debería llamar así, sino debate entre estatuistas y antiestatuistas. Pero en fín, es muy interesante leer a todos, ustedes tendrán su propia opinión cuando analicen este debate, si es que se le puede nombrar así

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...