miércoles, 16 de septiembre de 2009

Al final de la playa


Por Raúl H. Pérez Navarrete


Abandonó su aldea durante el nacimiento de un ocaso un raro día de un incierto verano. Dejó tras de sí, en la imprecisión de la arena, un sendero de amargas pisadas que se extraviaron entre el mutismo de los restos de un naufragio y el desnudo capricho de la espuma. Nadie más la volvió a ver.

En el pueblo, algunos afirmaron haber hallado entre sus pertenencias los fragmentos de un amor no correspondido ocultos en la intimidad de un baúl; un viejo pescador dijo más tarde haber encontrado su mirada en el espiral de un laberinto, y alguien más aseguró que su voz fue vista meciéndose tranquila entre el murmullo de las palmas, durante el último suspiro de un amanecer. Sólo habladurías. Lo cierto fue que ella caminó hasta el término de la playa donde un faro la refugio entre el aliento de la bahía y la sombra de las gaviotas. Después, sus recuerdos partieron en un bote al abrigo de la madrugada, permaneciendo únicamente el resabio de una herida ahogada en el silencio.

Con el beso de la indiferencia en la fragilidad de los párpados y una enigmática sonrisa, su cuerpo cayó hasta convertirse en la sombra de la sal.

Terminaba el verano.


http://laredcreativa.blogspot.com/2009/04/al-final-de-la-playa.html

1 comentario:

marcela dijo...

me encanto tu escritura ese cuento misterioso fantastico!! quiero leer mas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...