martes, 11 de agosto de 2009

G.I. Joe


Por Raúl H. Pérez Navarrete


El origen de una franquicia

La historia de la franquicia de G.I. Joe inicia en 1964 cuando la empresa juguetera Hasbro lanza al mercado una serie de figuras de acción conformada por un representante de las divisiones de las fuerzas armadas de los Estados Unidos, es decir, el ejército, la marina, la fuerza aérea y los marines.



Larry Hama


Luego de algunos cambios motivados por la impopularidad de la guerra de Vietnam, la marca renace en 1982 de la mano del escritor Larry Hama, quien rediseña el concepto convirtiéndolo en un grupo de militares de élite (de diversas nacionalidades y orígenes) que combate a una organización terrorista llamada Cobra. El éxito de esta nueva línea de juguetes condujo a una serie de dibujos animados transmitida entre 1985 y 1986, y en 155 números de una historieta publicada por Marvel Comics entre 1982 y 1994, escritos casi en su totalidad por el propio Hama.



Portada de Andrew Wildman correspondiente al número 137




Con altibajos en su popularidad en los últimos 15 años, también es innegable que la presencia de G.I. Joe se ha mantenido; en el mes de diciembre del año 2000, por ejemplo, en la revista Wizard apareció una lista elaborada por el staff de la publicación en la que figuraban los nombres de escritores y dibujantes de historietas ideales para revivir las franquicias de Transformers, He-Man, Thundercats, las Tortugas Ninja, y por supuesto G.I. Joe (para la cual se propuso al guionista Greg Rucka y al dibujante J. Scott Campbell). En julio del 2001, la editorial Devils’ due publicó una miniserie de cuatro números a cargo de Josh Blaylock y Steve Kurth, y con portadas firmadas por Campbell. Su éxito llevó a la editorial a lanzar una serie regular que alcanzó los 43 números.

Sumado al resurgimiento de la franquicia, el trabajo de Blaylock resultó particularmente interesante pues reflejó el impacto que los personajes han tenido en numerosos jóvenes estadounidenses que aseguran deber en parte a G.I. Joe su ingreso a las fuerzas armadas de su país. En la historia de Blaylock, titulada “Rehabilitados”, el equipo original es reunido para dirigir a un nuevo grupo conformado por reclutas que crecieron admirando a los veteranos.

G.I. Joe: la película

Luego de películas para la televisión, internet e incluso para su venta directa en VHS y DVD, finalmente llega a la pantalla grande una cinta de G.I. Joe. Dirigida por Stephen Sommers (La momia, Van Helsing), G.I. Joe: el origen de Cobra es un filme de acción -con todo lo que ello implica- entretenido, visualmente atractivo y apegado a la esencia del concepto creado por Larry Hama hace más de 20 años.




El guión de Stuart Beattie, David Elliot y Paul Lovett se concentra en Duke (Channig Tatum) y en Ripcord (Marlon Wayans), los únicos sobrevivientes del ataque a un convoy militar que trasladaba cuatro recipientes de robots microscópicos, armas creadas por el industrialista James McCullen (Christopher Eccleston). Luego de ser rescatados por miembros de G.I. Joe, Duke y Ripcord se unen a este equipo para descubrir la identidad de los responsables del ataque y vengar a sus compañeros.

Vehículos espectaculares, armamento futurista, bases secretas en lugares remotos, son algunos de los elementos que caracterizaron desde un principio a G.I. Joe y que se trasladan de manera eficaz al filme de Sommers. Igualmente se concentran en la diversidad racial de sus protagonistas, emulando a la línea de juguetes. A pesar de los elementos anteriores -positivos desde el punto de vista de la adaptación-, en última instancia G.I. Joe: el origen de Cobra es una obra cinematográfica y como tal, falla en el trabajo de algunos actores, el uso de la cámara y en el empleo del recurso del flashback. Sommers desea abarcar demasiados detalles por medio del flashback y en su intento sólo entorpece el ritmo de la cinta al que se le une un violento manejo de las secuencias de acción. Sommers no se destaca por ser un cineasta talentoso pero sí hábil para este tipo de filmes; probablemente la responsabilidad de trasladar al cine una historia conocida por muchos y con cientos de personajes superó ligeramente al director, como ha ocurrido en otras adaptaciones como Spider Man, de Sam Raimi, o X-Men, de Brian Singer, aunque esto, por supuesto, no es una regla, Christopher Nolan así lo demostró en Batman Begins.

Seguramente estos detalles se corregirán en la secuela que ya ha sido anunciada.

4 comentarios:

Yair dijo...

Yo mañana apenas me lanzo a verla!!!

Soma dijo...

Pienso que fuiste demasiado tibio e tu reseña, la película es una reverenda porquería.

Ego dijo...

Nunca me gustó GI Joe, es pura propaganda fascistoide.

Ego dijo...

http://www.pvponline.com/2009/08/11/joeing-is-half-the-battle/ Aquí hay una buena reseña

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...