lunes, 15 de junio de 2009

Pensando en voz alta


Por Raúl H. Pérez Navarrete

Las tragedias suelen descubrir aspectos sombríos de nuestra realidad. Sea un tiroteo en una escuela pública en los Estados Unidos o un incendio en una guardería de Hermosillo, Sonora, la pérdida trágica de vidas humanas devela muchas veces negligencia por parte de las autoridades, corrupción, lagunas legales, y un largo etcétera.

¿Cuántas más tendrán que ocurrir para que las personas tomen conciencia? ¿Cuál será la siguiente tragedia que ocupe los titulares en los medios y haga olvidar a más de cuarenta niños muertos?


***


Creo que el primer paso para resolver un problema es tomar conciencia. Hace unos días, durante la clase de sociología, les presenté a mis alumnos el documental de Alfonso Cuarón La posibilidad de la esperanza (incluido en los extras del DVD de Niños del hombre) en donde personajes como Tzvetan Todorov y Naomi Klein opinan sobre diversos problemas del mundo contemporáneo. Don Daniel, el conserje de la escuela, quiso saber sobre el documental y cuando le respondí de qué trataba, me preguntó sonriente si deseaba convertir a mis alumnos en globalifóbicos. Mi respuesta fue negativa pero también le expresé mi deseo que ellos supieran que lejos de su mundo de antros y malos programas de televisión están ocurriendo sucesos importantes.




***


Votar o anular el voto, he ahí el dilema. Mucho se ha escrito al respecto en las últimas semanas. Coincido en que, además de que es una forma válida de protesta, es necesaria pues se trata de un símbolo, una metáfora del hartazgo de la partidocracia que impera en nuestro país, así como el deseo de instaurar nuevos mecanismos que acorten las distancias entre políticos y ciudadanos. Como señala Manuel Tejada en su artículo Contra la pared, publicado en Por esto! el pasado viernes 12 de junio: “Anular el voto no quiere decir que se descree de la democracia, sino mas bien es un rechazo (incluso democrático) a seguir con este juego que han fingido los terratenientes de la política a través de los partidos y del aparato electoral, entendamos IFE y la mal llamada democracia vigente”.

4 comentarios:

Leticia Zárate dijo...

Muy interesante tu blog, como de costumbre.
Lo del meme tendrá que esperar porque tengo unos problemillas con mi blog, aunque la foto, ya la tengo lista ja.
Un beso.

Ego dijo...

Buena entrada. Saludos!

Raúl H. Pérez dijo...

Gracias por los comentarios.

Diana Tapia dijo...

Estimado y muy apreciado Raúl:

Tienes razón, con toda la extensión de la palabra, la negligencia de las autoridades y la falta de ética y compromiso con la sociedad, es lo que desencadenan actos como los que mencionas y aquellos otros que están al límite.

No justifiaría jamás un "descuido de ese calibre" pero insisto, ¡insisto! también los ciudadanos tenemos la culpa. ¿Porqué? porque no exigimos, o nos quedamos inmersos en otras cuestiones que nos parecen prioritarias, o decidimos nombrar cada 5 minutos, "Quizá", "ahorita", "al rato", "después".

Es muy triste y lamentable.

Pero creo que hay que tomar también responsabilidad no sólo al momento de exigir a los culpables, sino prestar atención a nuestro alrededor y evitar este tipo de tragedias. Lo digo por experiencia en este tipo de siniestros, y se puede evitar.

Bueno, me motivó tu artículo, un saludo desde la tierra de la Machaca.

Diana Tapia Gzz.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...