lunes, 18 de mayo de 2009

Falta de honestidad y compromiso

Por Raúl H. Pérez Navarrete

La literatura es cosa seria. No en balde una persona a quien yo admiro y debo mucho utiliza frases como “hay que lanzarse sin paracaídas” o “hay que despojarse de la piel” al referirse al acto de escribir. La interpretación que yo le doy a estas palabras del maestro José Díaz Cervera es que la literatura requiere de compromiso y de honestidad a pesar de cualquier situación, sea esta de carácter político, social, religioso y un largo etcétera.

Los demonios internos igualmente están incluidos. En su artículo “Día 7 o los berrinches por la fama”, publicado en Por esto! el 16 de mayo, Ivi May Dzib da cuenta de la “búsqueda de reconocimiento inmediato” que se manifiesta en algunos escritores jóvenes. Igualmente ese día, en la misma sección, Conrado Roche firma una fábula titulada “Nuevo astro” en donde habla de la “falsedad, envidia y soberbia” del medio literario, así como de las actitudes para contrarrestarlas.

No está de más recordarlo: se invierte demasiado tiempo y energía en denostar y censurar a otros que en el propio trabajo literario. Manuel Tejada lo ha señalado con anterioridad: además del periódico, blogs y mensajes enviados por correo electrónico se han convertido en los medios por los que circulan calificativos, burlas y demás textos malintencionados.

La crítica es bienvenida siempre que enriquezca al trabajo creativo y en general al fenómeno de la literatura; el resto es pérdida de tiempo y energía, falta de honestidad y compromiso.


Telchac Puerto, sábado 16 de mayo de 2009.


* * *


Desde este espacio envío una sincera felicitación a los amigos y compañeros de la Red Literaria del Sureste Mario Carrillo Ramírez-Valenzuela y José Castillo Baeza por haber obtenido el primer lugar en los concursos de cuento y ensayo, de la Escuela de Humanidades de la Universidad Modelo.

Un abrazo.

3 comentarios:

Diana Tapia dijo...

Raúl:

Aquí al pendiente de tus letras,

aquí, Diana, desde el norte, desde el olvidado semidesierto de la ciudad...cosmopolita, ja.

Saludos,

pta. La literatura es el espejo de infinitas imágenes, adoro los espejos rotos...aunque sean de mala suerte.

Diana Tapia dijo...

De nuevo yo, ¡Cuando te cortaste el cabello!

No puedo creerlo, bueno... la evolución.

Raúl H. Pérez dijo...

"La literatura es el espejo de infinitas imágenes, adoro los espejos rotos...aunque sean de mala suerte." Me gustó esa frase.

Por cierto, el cabello me lo corté hace como tres años ya.

Jajaja sí, la evolución.

Un abrazo, Diana.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...