lunes, 12 de enero de 2009

La ciudad de Mérida que muchos ignoran

Por Raúl H. Pérez Navarrete

War, children, its just a shot away
Its just a shot away
Rape, murder!
Its just a shot away

The Rolling Stones


Todo posee un lado obscuro. Cada persona, cada situación, cada ciudad. Es una sombra que muchos no desean ver, que muchos ignoran.

El pasado 6 de enero fue asesinado Jonathan Puerto Ramírez, de 15 años, en San José Tecoh, y este hecho sacó a relucir las sombras del pandillerismo y de la marginación del sur de la ciudad de Mérida. Muchos se sorprendieron como si fuera la primera vez que esto ocurre.

El asesinato de Puerto Ramírez se ha convertido en una historia amarillista al pasar por las manos de algunos medios: Carlos Gebhardt Acosta calificó el crimen como “una historia de amor y muerte”, cuya protagonista es Yessica Beatriz Álvarez, una adolescente apodada la “reina del sur”, “manzana de la discordia entre el jovencito muerto y el que lo mató, Israel Estrella Burgos”, señala el articulista en su nota de ayer domingo en las páginas del Diario de Yucatán.

El crimen también dejó ver la incapacidad de las autoridades para poner en su justa dimensión el hecho: el Secretario de Seguridad Pública Luis Felipe Saidén Ojeda señaló que se trató de un “incidente aislado”, mientras que, por otra parte, el Secretario de la Juventud, Javier Renán Osante Solís, exhibió su ignorancia al hablar sobre el pandillerismo y el toque de queda en un foro de opinión del citado periódico, publicado el día de ayer domingo, 11 de enero:


Lo que es una realidad es el incremento en el consumo de drogas, situación que ha movido en buena parte la agresividad de quienes las consumen, aunado a la participación de los jóvenes en este tipo de actividades. La agresividad se liga con personas que han sido violentadas y también es el resultado de lo que ven en la televisión, internet y las noticias, etcétera. Lo que podría ser es que actualmente la agresividad que se ha venido reflejando es parte del comportamiento social que se viene conociendo con mayor facilidad ante los avances tecnológicos que nos permiten vivir hechos de esa manera y que de alguna forma aprendemos. Desconozco el establecimiento del toque de queda oficial, hay que apegarnos a lo que marca nuestra Constitución y si fuera así estaría de acuerdo. Lo que sí es cierto es que las autoridades encargadas de la vigilancia para salvaguardar el orden están haciendo su trabajo previniendo la comisión de actos ilegales. Se han puesto en marcha programas sociales que tacan directamente la deserción escolar y el desempleo, la drogadicción.


La declaración habla por sí sola: la ciudad de Mérida que muchos ignoran.

7 comentarios:

Txs dijo...

La cuestión del pandillerismo no es algo propio del Sur de la ciudad. El que existe en otras zonas exclusivas de Mérida, no sólo es más sofisticado sino más violento y sobre todo, permitido.

Anónimo dijo...

ese vato es un orate... Joaquín

Anónimo dijo...

ese vato es un orate... Joaquín

Raúl H. Pérez dijo...

Txs, tienes toda la razón.

Joaquín, gracias por el comentario.

David Moreno dijo...

Osante no rebuzna por que no puede. Lo lamentable, es que parece ser que estos "nuevos" priistas vienen cortados con la misma tijera: todos ignorantes de la realidad y con el colmillo dispuesto a chupar cuanto prespuesto tengan enfrente...

Saludos mi estimado...

La Diabla dijo...

Odio el amarillismo ridiculo de los medios. Aca en queretaro fue lo mismo cuando golpearon a los emos, unos encabezados tan exagerados y ridiculos ahhhh!! que horror.

Dificilmente algun dia se podra ilumiar ese lado oscuro que las ciudades tienen.

me acorde de la peli del lado oscuro del corazon... (comentario fuera de lugar)

Raúl H. Pérez dijo...

David, así es, las cosas no pintan bien con los priístas... ni con los panistas y ni se diga de los perredistas...

Diabla, un gusto recibirte en este blog. Sí, es verdad, el amrillismo es un lastre para el buen periodismo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...