viernes, 26 de diciembre de 2008

Los 90's


Por Raúl H. Pérez Navarrete

Para Sergio Martínez, en respuesta a su artículo 90’s.

En 1994 yo cursaba mis últimos años de educación primaria. Fue el año que Kurt Cobain murió; fue el año que se estrenó Pulp fiction, de Quentin Trantino; fue también el año que se publicó Hellboy: seed of destruction, de Mike Mignola. Creciendo en Panabá, el pueblo donde viví hasta los 13 años, era imposible enterarme de todo aquello.

Siempre he pensado que ser un adolescente de Seattle principios de la década de los 90’s debió ser emocionante. En esos años, la capital del estado de Washington se convirtió en la cuna del grunge, género musical derivado del punk de los 70’s, que tenía en Nirvana, Alice in chains y Pearl Jam a algunos de sus principales representantes. MTV no era en ese entonces un canal de reality shows, y en su programación convivían bandas tan diversas como Cypress Hill, The Smashing Pumpkins, Los Fabulosos Cádillacs, Green Day y Pantera.


Nirvana



En las carteleras de los cines se podían leer títulos como Thelma and Louise, Dances with wolves, Dracula, Reality Bites y Edward Scissorhands. En el mundo de las historietas también tuvieron lugar transformaciones importantes: la muerte de Superman; la caída de Batman y el consiguiente surgimiento de Azrael; la mancuerna del escritor Chris Claremont y el dibujante Jim Lee en X-Men, la creación del sello Image, la aparición de The invisibles, de Grant Morrison.



X-Men, por Jim Lee



El pasto es más verde en el jardín del vecino, reza el viejo dicho. Me pregunto si en 15 o 20 años alguien me envidiará por haber jugado el Nintendo Wii o haber visto en el cine la trilogía de El señor de los anillos. ¿Qué tan consciente habrá sido un joven al final de la década de los 90’s de los cambios que presenció en la industria entretenimiento? Miro a mi alrededor y veo el apogeo de los reality shows, la aparición del Ipod, consolas de videojuegos con acceso a internet, la popularización de webcómics, álbumes distribuidos en línea, el fenómeno de Second life



Bunsen, de Jorge Pinto


Veremos qué ocurre en quince años.





4 comentarios:

((( Atmósfera Libre ))) dijo...

Los noventas, mucho mejores que los horribles ochentas. Aunque ya he comenzado a revalorar los sintetizadores.

Raúl H. Pérez dijo...

Yo paso con respecto a los sintetizadores.

Cursed Soul dijo...

Mmmh...Pues yo me siento bastante afortunado por ser de la generación Y, pero claro que siempre vamos a envidiar a los que estuvieron antes y a los que estarán después.
Nuestro pasto siempre es menos verde, eso es verdad.

Raúl H. Pérez dijo...

Generación Y... Yo pensé que éramos de la X... o la Tupperware...

Gracias por el comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...