miércoles, 5 de noviembre de 2008

Obama como símbolo


Por Raúl H. Pérez Navarrete

Aquello que pronosticaban las encuestas finalmente se cumplió: Barack Hussein Obama obtuvo la victoria en las elecciones y se convertirá en el presidente número 44 de los Estados Unidos de América.

El hecho, además de su trascendencia histórica, es importante por su aspecto simbólico: Obama representa la esperanza, la posibilidad de cambio, la posibilidad de convertir a las utopías en algo real. Sin embargo, también es cierto que ni Obama ni ningún otro político tiene la fórmula para transformar de la noche a la mañana a un país; el futuro presidente de los Estados Unidos tiene un difícil camino por delante y el mundo entero lo vigilará con el mismo detenimiento durante su gestión así como lo hizo durante su campaña.

La victoria de Obama, repito, es un símbolo que estoy seguro deberá inspirar cambios en los ámbitos más diversos y en las más disímiles latitudes. Hace pocos días, en mi clase de Ética y valores, leí con mis alumnos un breve texto sobre Rosa Parks, la mujer de raza negra que en 1955 desafió las leyes segregacionistas del estado de Alabama. El martes pasado, en esa misma clase, organicé un debate sobre las parejas homosexuales que deciden tener hijos. Los argumentos de quienes estaban en contra de la crianza de niños en el seno de familias con esa característica, se basaron principalmente en el rechazo de la sociedad a los infantes, argumento endeble pues se trataría entonces de un problema de educación y tolerancia de la sociedad, entonces ¿las minorías deberían evitar tener hijos pues serán rechazados?

De Rosa Parks a Barack Obama hay 53 años de diferencia, ¿cuántas décadas deberán pasar para que debates como el que organicé sean cosas del pasado? La clave para que esto ocurra pronto está en la educación, en la creación de consciencia, en el fomento a la crítica y en el análisis de las actuales transformaciones que está sufriendo el mundo.

No quiero que se me considere malinchista por mis palabras, definitivamente no lo soy, sólo creo que Barack Obama y los ideales que representa son simplemente universales.


1 comentario:

Joaquín Peón Iñiguez dijo...

uay, buena entrada, aunque no concuerdo, imagine usté toda la chamba detrás para crear esa imagen de Obama, en el mejor de los casos será un gobierno tipo Clinton, aunque con una crísis mucho más complicada... y sobre todo, hay poderes muchísimo más grandes que el presidente, en EUA y en cualquier lugar... No lo van a dejar chambear en paz.... Es un buen símbolo de cambio, pero está muy lejos de ser un símbolo de utopía...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...