lunes, 25 de agosto de 2008

Beijing 2008...



Atrás quedó el fuego olímpico, convertido ahora en recuerdo; atrás quedó el bronce de Paola y Tatiana, y el oro de María del Rosario y Guillermo; atrás quedó la escenografía de varios miles de pesos de Televisa y la presencia de los medallistas mexicanos en TV Azteca; en la memoria permanecen las ocho preseas de Michael Phelps, los records de Usain Bolt y la risa, el llanto y la gracia de Yelena Isinbayeva; en la memoria también descansan la fuerza y la elegancia de la gimnasia, el esfuerzo sobrehumano de la caminata, y la espectacularidad del basquetbol; afortunadamente, también quedaron atrás el escaso talento y el poco respeto por el pueblo chino de los seudo comediantes de Televisa y las modelos jugando a ser periodistas en TV Azteca. Al otro lado del mundo, en México, la incertidumbre del futuro continúa, persisten los secuestros, el narcotráfico, el desprecio por la mujer, así como la cruel broma en la que se han convertido la educación y los maestros.




En un par de meses pocos hablarán de lo ocurrido; la inauguración de los juegos olímpicos de Beijing será entonces una vaga imagen de fuegos artificiales pregrabados y un evidente playback; entonces, la incertidumbre continuará inalterable.



Mérida, Yucatán, a domingo 24 de agosto del 2008.

3 comentarios:

karla marrufo dijo...

compadre, falta mucho para el veinte mil ocho: 20 008, quizás entonces nos queden otras cosas, tal vez ni siquiera haya olimpiadas y todos estemos en marte...
saludos y abrazos

Raúl H. Pérez dijo...

Carajo, error de dedo ;)

Gracias por hacerlo notar ;)

m.Isaac.V.R. dijo...

prometiste que a partir de la semana pasada se actualizaría más seguido el blog (osea cada lunes como de costumbre) algún inconveniente tendrás, supongo.

Hartos saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...