lunes, 21 de abril de 2008

Está en el aire. Repensar la literatura en Yucatán


Raúl H. Pérez Navarrete


No acostumbro consultar mi teléfono celular en horas de clase. No se lo permito a mis alumnos y esa regla aplica igualmente a mi persona, sin embargo, llamó mi atención la llegada de dos mensajes con tan solo unos segundos de diferencia entre uno y otro: Agustín Abreu y Manuel Tejada, compañeros de letras y celebraciones, me comunicaban la buena noticia: José Díaz Cervera había obtenido el Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta, convocado por el Ayuntamiento de Tampico, Tamaulipas. Suspendí por unos instantes la clase y no era para menos, después del Premio Nacional de Aguascalientes, el Efraín Huerta es junto con el Gilberto Owen y el Jaime Sabines, uno de los galardones de poesía más importantes del país.


José Díaz Cervera. Al fondo, Tomás Ramos

En el transcurso de las siguientes horas fueron develándose los detalles: la obra ganadora fue La piel y sobresalió por encima de 183 trabajos; el jurado estuvo integrado por María Rivera (DF, 1971), Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino 2000 y Premio Nacional de Poesía Aguascalientes 2005; Jaír Cortés (Tlaxcala, 1977), Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta 2006; y por Lucía Rivadeneyra (Morelia, 1957), Premio Nacional de Poesía Joven Elías Nandino 1987 y Premio Nacional de Poesía Efraín Huerta 2003. La decisión fue unánime y los tres escritores destacaron “la unidad poética del libro” así como “la imaginación para utilizar el lenguaje”. El premio consiste en $100, 000 pesos y en la publicación de la obra. José Díaz recibirá el premio este viernes 25 en la ciudad de Tampico.



Los poetas Javier España y José Díaz en la II Feria Regional del Libro, Chetumal, Quintana Roo



Está en el aire. Es este hecho un indicio más de que la perspectiva de las letras -no sólo en la ciudad de Mérida sino también en la península- está renovándose. La aparición de licenciaturas enfocadas a la literatura tanto en universidades públicas como privadas, la participación de los estudiantes de éstas en congresos nacionales y el trabajo de los nuevos escritores jóvenes (Karla Marrufo, José Castillo, Juan Esteban Chávez, Mario Carrillo) son acontecimientos a los que también se suman el reciente reconocimiento de Díaz Cervera y el Premio Nacional de Poesía Jaime Sabines otorgado al poeta quintanarroense Javier España. Sin lugar a dudas -y abusando del lugar común- los cambios pueden palparse en el aire.



Hace pocos meses, uno de mis alumnos del tercer año de preparatoria me comentó que deseaba estudiar una licenciatura en letras. Inmediatamente me di a la tarea de facilitarle algunos libros: Residencia en la Tierra, de Pablo Neruda; El Aleph, de Jorge Luis Borges, así como el libro que estaba releyendo en ese instante: Para astillar la longitud del rayo, de José Díaz. La confidencia de uno de mis estudiantes me obligó igualmente a volver a otros libros del que fue -y es todavía- mi maestro. Es entonces que redescubro en el librero Manual del fingidor (Universidad Autónoma de Yucatán, 1997), en donde, además de dicho poemario, se encuentra una entrevista al autor realizada Rubén Reyes Ramírez, que muestra una amplia panorámica de José el poeta, y José el ser humano: “El poeta vive, camina por el mundo, sale a la calle, se embriaga, se enamora, se llena de cólera; no está exento de ninguna de las grandes y pequeñas pasiones humanas…”




Javier España y José Díaz en Chetumal, Quintana Roo

En esa misma entrevista, el escritor vallisoletano muestra que la poesía, y la literatura en general, se hace con honestidad, con trabajo y conocimiento, pero también con independencia, es decir, sin apego a mafias e instituciones pues, como el mismo Díaz Cervera afirma: “la poesía no es cuestión de inspiración: la poesía es un oficio y es un saber hacer”.



Nos congratula que un yucateco gane uno de los premios más importantes de la poesía nacional; pero sobre todo nos congratula que lo haya hecho desde los valores en que él cree y defendiendo que la poesía es un antónimo de la perversidad.


Por esto! lunes 21 de abril, 2008.

5 comentarios:

Angie Sandino dijo...

Pues me alegra que el talento de tu tierra se esté destacando, aunque propiamente no conozco de cerca (ni de lejos) el trabajo de José Días Cervera, ya me invita a buscar algo de él, pues debe ser muy bueno sin dudas.

Oye y eso del celular no seas tan extricto, quien sabe un día se pierdan de una llamada espectacular!

Un abrazote!

Fuji dijo...

Sea como sea, es totalmente inspirador, y motivador.

Saludos..

Fuji dijo...

Y también la pasión con la que se involucran en el movimiento. Esto me llama aún más la atención.

Lulú dijo...

Hola, compañerito, hace poco me enteré de la maravillosa nueva. De verdad me siento orgullosa de tener el privilegio de conocer a José, y más aún de que él y gente con su calidad literaria hayan sido parte de mi formación educativa. Te mando un gran abrazo desde GDL y espero que no se te olvide que este lunes 28 de abril presento mi examen... Sí, estoy muerta de nervios. Besos y nos vemos pronto, compañerito.

Jorge Pinto dijo...

Realmente inspirador... hay algo bueno que siento cuando este tipo de cosas las hace un yucateco. Aún cuando intento con todas mis fuerzas evitar nacionalismos (¿regionalismos? :P). No es tanto porque mantenga en alto el nombre de Nuestro Estado Y Todo Eso, sino porque me imagino a una persona con mi mismo trasfondo que hace cosas grandes y me da impulso.

Cuando lo veas, dile que el internet le manda muchas felicitaciones.

Un abrazo, Raúl.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...