lunes, 21 de enero de 2008

Sobre literatura

Por Raúl H. Pérez Navarrete




Elementos básicos de la literatura son la inteligencia, la sensibilidad y la disciplina, sin embargo, profundizar en su estudio revela que, si bien ideas como la “inspiración” y las “musas” son conceptos ya superados y por lo tanto obsoletos, la creación literaria posee una dimensión casi sobrenatural. Por un lado, Edgar Allan Poe explica en el ensayo Filosofía de la composición el proceso creativo de El Cuervo, su poema más célebre. El texto lírico pierde entonces su magia al practicársele una especie de autopsia por parte de su mismo creador. Leer Filosofía de la composición fue para mí una experiencia fascinante y estremecedora por igual. Al mismo tiempo, junto a este truco de magia reducido a espejos e hilos invisibles por el propio ilusionista, persiste un embrujo que envuelve a todo lector que se acerque al poema. Matt Groening, Vincent Price, Lou Reed y Richard Corben son tan sólo unos cuantos que fueron seducidos por el ave cuyos ojos “tienen la apariencia de los de un demonio que está soñando” y a su manera le rindieron homenaje.



La literatura no puede reducirse a una serie de instrucciones o a un recetario, de ser así abundarían las sor Juanas y los Cervantes en cada rincón. No ha faltado quien afirme que textos como la Filosofía… de Poe y El manual del perfecto cuentista de Horacio Quiroga poseen una intención humorística. ¿Cómo expresar entonces la magia de Niebla de Miguel de Unamuno? ¿Muerte sin fin de José Gorostiza? ¿El Aleph de Jorge Luis Borges? Para mí la explicación está en el talento, ubicado entre la disciplina y lo sobrenatural. Creo que a fin de cuentas los estudios literarios sólo revelan eso, el talento, la línea que divide al genio literario del resto de los mortales.



Hasta el próximo lunes.

7 comentarios:

Fuji dijo...

Sea cual fuese el tópico , no me gusta pensar en el talento como algo sobrenatural, sino más bien como potencialidad en desarrollo o similar. Algo bien humano, creo que en eso también radica su preciosura ¿no?. En saber que alguien tan humano como cualquiera es capaz de hacer cosas grandiosas.

Saludos, me encantó el texto.

Bandruidh dijo...

Excelente blog! Leiste Messer de Till Lindemann? Si te interesa alguna traducción contactame.
Y gracias por visitar mi blog. Saludos desde Arg!

Literófilo dijo...

Creo que es una mezclada de todo, y un balance entre buenas lecturas y estar escribiendo.

Angie Sandino dijo...

Mira que el comentario de Fuji me parece de lo más acertado, coincido con ella al 100!
Ando con el internet pirateado, a ver cuanto me dura el chiste, pero es que me gané otro premio y ando festejando...

Besotes desde la no tan fría alemania!

Luciano Doti dijo...

El talento es algo innato, estudiar sirve para no cometer errores de sintaxis o gramatica. A veces la inspiracion viene por temporadas, y siempre es mejor que te encuntre escribiendo.

Ego sum qui sum dijo...

Si bien no existe algo como la musa ni esas cosas, lo cierto es que hay algo a lo que se le puede llamar inspiración. Creo que todos hemos experimentado un furor repentino, un torrente de ideas que llegan de pronto y sin avisar. Creo también que eso no basta y, a veces, no es necesario.

Rodrigo dijo...

Raúl, muy interesante lo suyo, le dejo mi blog donde suelo escribir sobre literatura, entre otras cosas.

Saludos, Rodrigo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...