lunes, 14 de enero de 2008

Entre la celebración y la melancolía. Homenaje a Ingmar Bergman

Por Raúl H. Pérez Navarrete


En una playa, al pie de un risco, la Muerte inicia una partida de ajedrez con un caballero de apacible semblante. La brisa está entre las piezas y blancas noches y negros días entre los rivales. Así de simple. Así de complejo. Como toda película creada por Ingmar Bergman. Nacido en 1918, hijo de un pastor luterano, el cineasta sueco debutó como director en 1946 con el filme Crisis, y en pocos años erigió un estilo en el que el ritmo pausado, la introspección y la profundidad, fueron la constante. Su muerte, el 30 de julio del 2007, marcó el final de una etapa de la historia de la cinematografía, pues se trató del fallecimiento de uno de los últimos genios del séptimo arte. Con motivo del homenaje al creador de El séptimo sello -a realizarse en el marco del Festival de la Ciudad 2008- me permití acercarme a su autor intelectual, el maestro Mario Helguera Bolio, para conocer las motivaciones de este evento: “Ingmar Bergman aportó al cine un ‘espesor filosófico’ y una problemática adulta que más bien parecían reservados antes de su irrupción al dominio del ensayo literario que a la narrativa cinematográfica.


Pocos realizadores modernos han causado un impacto tan grande en la cultura moderna como este director”, declaró. “Ingmar Bergman fue, además, uno de los más notables dramaturgos contemporáneos, cantor de esta época, de sus hombres, de sus problemas esenciales, en esa dimensión que sólo procura la visión de un genio”.Ante semejante respuesta, surgió entonces la pregunta ¿cuál sería el mayor aprendizaje que le dejaría a un joven aspirante a cineasta la obra de Bergman?, a la que el entrevistado respondió: “La vocación y el oficio y, también, las ganas de contar historias en esa maravillosa forma casi hipnótica que es la cinematográfica. Hacer cine con poco dinero y de manera constante, pero eso es otra cosa, aquí no es Suecia ni nada parecido. La invitación es no sólo a los aspirantes a cineastas sino a todos, pues este homenaje es un adecuado espacio para conocer a uno de los artistas más importantes que ha dado la cinematografía”.


El séptimo sello

Con respecto a los pormenores del evento, Helguera Bolio explicó que consiguió catorce títulos que comprenden varias etapas de la obra fílmica del realizador sueco: “En el Centro Cultural Olimpo se exhibirán dos películas de jueves a domingo en dos funciones de seis de la tarde y ocho de la noche entre las que se encuentran: El Rostro (1952), Sonrisas de una noche de verano (1955), El séptimo sello (1957), Las fresas silvestres (1957), Un verano con Mónica (1952), Persona (1966), La hora del lobo (1966), El silencio (1963), A través de un vidrio oscuro (1961), La pasión de Ana (1969), Secretos de un matrimonio (1973), Gritos y susurros (1972), Sonata de otoño (1978) y Fanny y Alexander (1982).Cabe aclarar que en el caso de Escenas de un matrimonio y de Fanny y Alexander, debido a su duración, se llevará a cabo una única función a las siete de la noche. Son 14 importantes títulos y la entrada es libre.


Este homenaje póstumo -continuó-, se comenzó a planear como una idea de celebración ya que el maestro Bergman cumpliría noventa años este próximo mes de julio, de ahí la idea de incorporar un acto en su honor en el Festival de la Ciudad. Al adelantársenos, dicho evento queda entonces como póstumo, como un homenaje que continúa siendo de celebración”.


Para finalizar, le pedí que eligiera una cinta preferida a lo que el maestro Helguera respondió: “Hacer eso sería un suicidio. Pero, si tuviera que escoger, la que más disfruto es Las fresas silvestres, alegoría de la vida, así como El séptimo sello lo es de la muerte”.




Publicado originalmente en el Por esto! el 11 de enero de 2008

4 comentarios:

Angie Sandino dijo...

Me pongo a pensar y digo, ¿Qué tanto presupuesto gozaba Ingrid Bergman para sus creaciones? y me respondo, comparado con los actuales, quizas mínimo e infimo, y sin embargo sus creaciones son joyas etereas y eternizadas... lo que es realmente ser un maestro en el arte...

Y ahora, preparate porque te vienes conmigo a la maleta!

Un besote!

m. Isaac. V.R. dijo...

A mi gusto tu entrevista se desarrolló sin pena ni gloria, el Señor Helguera a pesar de ser un gran conocedor del cine como que no quiso soltar toda la información que tenía en mente, para hacernos ir a escuchar sus comentarios en las proyecciones, no me importa... sin embargo el inicio de la entrevista (supongo que es tuya) es genial! "En una playa, al pie de un risco, la Muerte inicia una partida de ajedrez con un caballero de apacible semblante. La brisa está entre las piezas y blancas noches y negros días entre los rivales." (¡guau!) Enhorabuena, es chido saber que somos muchos los que sienten el vacío que dejó Ingmarcito.
Saludos
M.
(Sus libros se venden en Gandhi, pero son caros)

Fuji dijo...

Muchos saludos Raúl! ¿como andas?

Leticia Zárate dijo...

Hola!!
Paso a saludarte. Por cierto, esa introducción de tu post es muy buena en verdad.

Saludos cordiales.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...