lunes, 15 de octubre de 2007

Primeras líneas: El sátiro sordo

De Rubén Darío



Habitaba cerca del Olimpo un sátiro, y era el viejo rey de su selva. Los dioses le habían dicho: "Goza, el bosque es tuyo; sé un feliz bribón, persigue ninfas y suena tu flauta". El sátiro se divertía.

Un día que el padre Apolo estaba tañendo la divina lira, el sátiro salió de sus dominios y fue osado a subir al sacro monte y sorprender al dios crinado. Éste le castigó tornándole sordo como una roca. En balde en las espesuras de la selva llena de pájaros se derramaban los trinos y emergían los arrullos. El sátiro no oía nada. Filomela llegaba a cantarle sobre su cabeza enmarañada y coronada de pámpanos, canciones que hacían detenerse los arroyos y enrojecerse las rosas pálidas. Él permanecía impasible, o lanzaba sus carcajadas salvajes y saltaba lascivo y alegre cuando percibía por el ramaje lleno de brechas alguna cadera blanca y rotunda que acariciaba el sol con su luz rubia. Todos los animales le rodeaban como a un amo a quien se obedece.

2 comentarios:

Angie Sandino dijo...

La pluma del poeta nicaragüense siempre regala exquiciteses...
Me gusta siempre Darío...

Leticia Zárate dijo...

No sé por qué pero a mí me encanta "Sonatina", desde la secundaria.
Saludos afectuosos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...