lunes, 24 de septiembre de 2007

La belleza del terror: El cadaver de la novia


La cinta nos presenta a Víctor, un tímido muchacho que tras escapar del ensayo de su boda arreglada, contrae matrimonio de manera accidental con el cadáver de una mujer llamada Emily; dicha situación, funciona como el gatillo de una historia que no pretende otra cosa más que entretener. Visualmente impactante, el film contrasta de manera genial el mundo de los vivos con el mundo de los muertos, siendo el primero gris y desabrido, mientras que el segundo ágil y lleno de color. Sin lugar a dudas, el personaje que se roba la película es la protagonista, en quien se conjugan magistralmente el terror, el encanto y la belleza: Emily es un cadáver de piel azul con un ojo que se le cae constantemente, un agujero en la mejilla izquierda, dos extremidades descarnadas y una atractiva sonrisa.

La música del eterno colaborador de Burton, Danny Elfman, crea las atmósferas necesarias aunque sin lograr piezas entrañables como en Batman o Edward Scissorhands.



Otros aspectos sobresalientes son el humor negro presente desde los primeros minutos y los guiños y detalles que el director hace a modo de homenaje a películas de Disney como The skelleton dance (1929), Pinocho (1940) y Cenicienta (1950), así como a su propia filmografía (Vincent, Beetle Juice, A nightmare before christmas). También es de llamar la atención que el gusano que habita en la cabeza de Emily guarda un gran parecido con el actor Peter Lorre, quien trabajó en adaptaciones a la pantalla grande de textos de Edgar Allan Poe, films que Tim Burton disfrutó durante su infancia.



A pesar de su corta duración, El cadáver de la novia resulta encantadora, divertida y amena. Una película de Tim Burton a fin de cuentas.

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...