lunes, 16 de abril de 2007

BUSCANDO EN LO DESCONOCIDO

Un anciano de larga barba y túnica de anchas mangas camina en un terreno árido llevando bajo el brazo una pequeña alfombra. Se detiene, extiende en el suelo el tapete y se sienta en actitud de meditación. Con los ojos cerrados, ajeno al mundo exterior, a su alrededor un numeroso grupo de obreros construye una gran metrópoli que pronto habitarán cientos de miles de personas. La vida de la ciudad se desarrolla sin ningún problema y sin prestarle atención al extraño personaje que continúa inmutable. De pronto, un violento terremoto convierte al concreto y al acero de los rascacielos y autopistas en un desértico paisaje. El anciano abre los ojos, recoge su pequeña alfombra y continúa su camino.

¿El nombre de este ser tan singular? Mr Natural, uno de los personajes de historietas más sui géneris que ha aparecido en cómic alguno. Su creador, el estadounidense Robert Crumb, aseguró que Mr. Natural surgió luego de una experiencia con una extraña droga en 1966: “Se trataba supuestamente de LSD pero tuvo este raro efecto”. Con la mente trastornada durante un periodo aproximado de dos meses, Crumb dibujó toda clase de historietas bajo el mando de su subconsciente, creando ideas inconexas y tramas sin sentido. “Todos los personajes que utilicé en los años sucesivos surgieron en ese lapso de tiempo”.

Mr. Natural es una especie de gurú perseguido por personas inseguras, agobiadas por el mundo moderno y en búsqueda constante de respuestas. En ocasiones comprensivo, en ocasiones sádico y desdeñoso, el personaje es la antítesis de todo lo que le rodea en el momento que ve la luz: no es un súper héroe, no es el típico adolescente estadounidense, no es un animal que habla y ayuda a la princesa del cuento de hadas convertido en largometraje de dibujos animados. Mr Natural nace en la ciudad de San Francisco donde sólo los hippies y personajes de ficción, contemporáneos suyos —como los Fabulous Furry Freak Brothers y Zippy the Pinhead—, tendrán simpatía por el anciano; él, al igual que ellos, es un marginado pues se atreve a lanzar frases desafiantes y transgresoras como: “¿Quién necesita ir al Paraíso?” o, mi favorita: “Busca en lo desconocido”.

Al igual que su creador, Mr. Natural se atrevió a todo, desafiando convencionalismos y estructuras mentales caducas. Al igual que su creador, no soportó el mundo de plástico pintado de barras y estrellas que le tocó vivir y, mientras que Crumb se autoexilió en Francia, el viejo de larga barba y anchas mangas terminó sus días en un hospital psiquiátrico, donde todavía permanece.

1 comentario:

Letras dijo...

Este es un pequeño artículo que escribí por encargo. Nadia, una muy buena amiga de la universidad, necesitaba material para una revista (parte de una tarea y he aquí el resultado.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...