lunes, 5 de marzo de 2007

MUJERES CINEASTAS EN EL OLIMPO




Por Raúl H. Pérez Navarrete


A Lourdes Flores y Karla Marrufo


La mujer en el cine es el título del nuevo ciclo de la video sala del Centro Cultural Olimpo que inició el jueves 1 de marzo con las películas Quiero ser famosa (2000), de Dominique Deruddere y Memorias y cenizas (1989), de Anne Claire Poirier. Al respecto, el maestro Mario Helguera Bolio, encargado de la selección y presentación de los filmes, comentó que más que feminista, se trata de un ciclo femenino.

MÁS ALLÁ DE HOLLYWOOD

Protagonizada por Eva van der Gucht y Josse De Pauw, Quiero ser famosa (Iedereen beroemd!) es una coproducción entre Bélgica, Francia y Holanda que cuenta la historia de Jean Vereecken, un hombre que acaba de perder su empleo y que desea sea que su hija triunfe en el mundo de la música. Comedia que rodea los límites de la sátira, la cinta muestra, por un lado, el amor de Jean por su familia que lo conduce al secuestro de una popular cantante y, por el otro, las trampas y los espejismos de la industria discográfica y algunas cadenas de televisión. Actuaciones precisas y un guión inteligente son los elementos esenciales para la creación de momentos y personajes en verdad memorables como la escena en la cual Jean solicita el rescate con una ridícula máscara de Michael Jackson o los diálogos entre Will (Werner De Smedt) y la inteligente y hermosa Debbie (Thekla Reuten), la cantante privada de su libertad.

La música de la cinta, compuesta por Raymond van het Groenewoud, se ve complementada por temas como Material Girl, I want to break free y Cambalache, en la voz de imitadores de Madonna, Freddy Mercury y Julio Iglesias, enfatizando así el tono satírico de la cinta y su temática sobre las apariencias y engaños. Como dato adicional, en el 2001 Quiero ser famosa fue nominada al Oscar como mejor película extranjera junto a la mexicana Amores perros, llevándose el premio correspondiente a ese año El tigre y el dragón, del realizador Ang Lee.

Inmediatamente después de la presentación del trabajo de Deruddere, se exhibió Memorias y cenizas (Salut Victor), cinta canadiense de extraordinaria belleza sobre la amistad entre dos ancianos, Philippe Tarcôt y Víctor Laprade; el primero, serio y cubierto por un velo de nostalgia, mientras que el segundo, sonriente y descarado. Conforme la trama se desarrolla, Víctor le confiesa a su compañero sus preferencias homosexuales, inclinación que nunca ha ocultado, y cuestiona a Philippe sobre el origen de su soltería, obligando al reservado monsieur Tarcôt a confesar una aventura con otro hombre ocurrida muchos años atrás.

La preferencia de los protagonistas por las personas de su mismo sexo no es el tema central del filme aunque es importante señalar que la forma de abordar la situación es novedosa e inteligente. Lejos de los clichés y las formas fáciles y burdas de incidir en las emociones del público, Anne Claire Poirier emplea como armas principales el impecable desempeño de los histriones, la precisa iluminación y la excelsa dirección de cámara.

A MANERA DE CONCLUSIÓN

Sin lugar a dudas, la gran lección que este tipo de cine nos deja es que hay otras formas de retratar la realidad que difieren en muchos aspectos de las películas realizadas bajo el sello hollywoodense. De igual forma, contrario a lo que se pudiera pensar, existe un público ávido de este tipo de trabajos y prueba de ello es este ciclo dedicado a la mujer que se encuentra en su séptima edición.

El ciclo La mujer en el cine finalizará el domingo 11 de marzo con la presentación de la película Besos perdidos, de Nana Djordjadze.

Anne Claire Poirier



Periódico Por esto! 6 de marzo del 2007

1 comentario:

Ana Gabriela Sandino dijo...

Raúl,
Más allá de comentarte sobre que "quiero ser famosa" y"Memorias y Cenizas" se me antojan lo bastante como para mirarlas, debo decirte,que, la forma en que reseñas a ambas me ha gustado muchisimo...

Estaré pendiente sobre si en Bolivia se pueden conseguir..
Un abrazo!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...