viernes, 23 de febrero de 2007

HOLLYWOODLAND

Hollywood. El nombre es evocador. Entre esas nueve letras se encuentra el resplandor de leyendas como Charles Chaplin, Rita Hayworth y Humphrey Bogart, al igual que el de grandes mitos como Lo que el viento se llevó y Casablanca. Al mismo tiempo, también residen las sombras de la tragedia que envolvieron las vidas de Marilyn Monroe, James Dean y tantos otros. Muchas películas se han filmado sobre estos personajes y sus desventuras; una de las más recomendables, la poco conocida Frances, protagonizada por Jessica Lange, sobre la prometedora Frances Farmer quien a sus 31 años y una docena de películas importantes en su currículum, ingresa en 1944 a una institución psiquiátrica por vez primera.

Más de una década después de la realización de dicho trabajo, el guionista Paul Bernbaum y el director Allen Coulter unen esfuerzos para la creación de Hollywoodland, interesante filme sobre las extrañas circunstancias que rodearon la muerte del actor George Reeves.

El guión se divide entre la investigación del detective privado Louis Simo (Adrien Brody), quien ve en el crimen una gran oportunidad económica, y los últimos días del propio Reeves, interpretado por Ben Affleck. Con un ritmo excelente, Bernbaum entrelaza de manera inteligente las dos historias que desde distintos ángulos retratan las mismas realidades: traiciones, deseos de fama y sueños infantiles. Las sombras están ahí al igual que los destellos de los reflectores. La cinta muestra el abuso de poder de los grandes estudios, la prensa sensacionalista y los altos costos de la fama. De forma paralela, es también una celebración de los héroes que el cine aportó a la cultura popular. Teniendo como telón de fondo el área de Los Ángeles, esta es presentada con sus modestos departamentos, sus tranquilos suburbios y ostentosas mansiones, pasando por sus cementerios y estudios de filmación. De alguna manera, los territorios de la estrella en ascenso y el investigador no son tan distintos.

Acompañando a Brody y Affleck, el reparto lo integran igualmente Diane Lane, como Toni, amante de Reeves; Bob Hoskins, en el papel del productor Eddie Mannix, y las actrices Robin Tunney y Lois Smith, cuyas sólidas interpretaciones se suman a la impecable dirección de arte y acertado guión, como parte de los logros de esta película altamente recomendable.
Periódico Por esto! 24 de febrero del 2007

No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...